En América Latina, ¿Qué prácticas de triple impacto se están generando?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Escrito por: Chadel Zayas S.

 

Pensado como una nueva genética para las empresas, el triple impacto, fue un concepto acuñado hace 25 años por John Elkington, con el propósito de inducir un cambio en el capitalismo del futuro (ya emergente), ampliando el mercado y haciéndolo participante de las soluciones a los problemas sociales y medioambientales.

 

"El triple impacto (en inglés Triple Bottom Line o 3P´, people, planet, profit), es un marco de la sostenibilidad que examina y toma en consideración el impacto social, medioambiental y económico de una empresa.".

 

Algunos de los aspectos que intervienen en las variables del triple impacto se indican a continuación:

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

  • Personas (sociedad): el impacto positivo y negativo que tiene una organización en sus grupos de interés más importantes (empleados, familias, clientes, proveedores, comunidades y cualquier otra persona que influya o se vea afectada por la organización).⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

  • Planeta: el impacto positivo y negativo que tiene una organización en su entorno natural (reducción de su huella de carbono, el uso de recursos naturales, materiales tóxicos, etc., pero también la eliminación activa de desechos, la reforestación y la restauración del daño natural causado).⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

  • Beneficio (Prosperidad): el impacto positivo y negativo que tiene una organización en la economía local, nacional e internacional (creación de empleo, la generación de innovación, el pago de impuestos, la creación de riqueza y cualquier otro impacto económico que tenga una organización).⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

En el ejercicio de las operaciones y de los modelos de negocio de las empresas de América Latina, destacamos buenas prácticas que generan impacto positivo material o disminuyen el impacto negativo en las referidas variables del triple impacto y que pueden ser tomadas en consideración al momento de pensar en la implementación de la mejora continua de impacto de las empresas. Indicamos algunas de estas buenas prácticas, clasificadas por las áreas de impacto:

 

Gobernanza:

  • Transparencia: Remisión de reporte de datos a los miembros del board matriz y de todos los equipos, con el propósito de informar todos los avances y como llegar a las metas.

 

Trabajadores:

  • Programas para trabajadores que enseñan sobre la gestión de residuos, del agua y la energía, en los hogares; así como regular cursos de actualización, motivación, mejora técnica y profesionalización de sus empleados en todos los niveles jerárquicos.
  • Plan de propiedad de acciones para los trabajadores (ESOP- Employee Stock Ownership Plan).
  • Políticas formales sobre encuestas de satisfacción internas para medir el nivel de satisfacción y felicidad interna. Programas de meditación, cursos de idiomas, almuerzos de 2 horas, campaña de donación de sangre.

Consumidores:

  • Productos y servicios a favor de la comunidad, específicamente necesitados, que al ser adquiridos contribuyen a la mejora de la calidad de vida, en especial la nutrición, salud y educación de las familias.
  • Alianzas con empresas y organizaciones no lucrativas para proveer productos que contribuyan a resolver sus problemas.

 

Medio ambiente:

  • Productos con envases con recambio y/o hechos de vidrio reciclado.

 

Es vital considerar que, el referido listado constituye más que una enunciación, pues las cualidades destacadas respecto de las buenas prácticas, responden a la formalización de políticas internas y al respaldo de la implementación de estas a través de la documentación pertinente generada como consecuencia, que permita comprobar adecuadamente la materialización del impacto generado y demostrar el grado de compromiso de parte de la empresa.

 

En esas atenciones, al momento de incursionar en la integración de buenas prácticas relacionadas al triple impacto, es recomendable identificar inicialmente cuáles son las prácticas utilizadas por la empresa, verificar si estas se encuentran formalizadas a través de la documentación correspondiente y actualizar los criterios de conformidad con los estándares relacionados a la industria de la empresa.

 

Fuentes:

  • Sistema B, Proqualitass, CAF y Fomin, “Ejemplos de buenas prácticas de Empresas B de Latinoamérica”.
  • Kraaijenbrink, Jeroen, “What The 3Ps Of The Triple Bottom Line Really Mean”, https://www.forbes.com/sites/jeroenkraaijenbrink/