Calidad de vida migratoria alrededor del mundo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Pongamos en mira cual es verdad en la calidad de vida de los migrantes teniendo en cuenta cómo impacta en lo mental, sociolingüístico y laboral dependiendo de ciertas características y condiciones.

Es real que la formación académica aporta de manera importante en la inserción de las personas en los nuevos contextos, pero también es vital su capacidad de relacionamiento y facilidad de generar empatías.

La formación académica está sujeta a variables que están ligadas a procesos: por ejemplo; es diferente cuando la contratación del profesional se genera en el sitio de origen  para labores específicas que reconocen sus títulos académicos; otra cuando el profesional cuenta con vínculos previos que le garantizan con seriedad que será contratado en su profesión en el sitio al cual llega y otra muy diferente cuando el profesional debe realizar las validaciones de sus títulos académicos en el lugar de destino, teniendo en cuenta que realmente sean profesiones que puedan ser convalidadas según las especificidades de cada territorio. 

Muchos migrantes profesionales se someten a realizar labores muy distintas a las que desarrollan en su lugar de origen hasta lograr establecer los vínculos y conseguir el dinero para realizar los trámites legales de cada lugar, lo que a su vez conlleva tiempo que muchas veces pueden ser meses o años.

En ese proceso las personas pueden vivir multiplicidad de episodios:

  • Enfrentar ocasiones melancólicas y de soledad

Estar lejos implica cambios que inciden en las sensaciones y percepciones que afectan sentidos de independencia, seguridad y calidad de vida. También puede propiciar el famoso “homesick” que se denomina ser “infeliz por estar fuera de casa” en este caso fuera del país de origen y las seguridades con las que se ha contado.  Esta etapa se vive según las características de cada individuo y puede tener respuestas de múltiples formas dependiendo de muchas variables entre ellas la capacidad de adaptación, resiliencia o simplemente a las experiencias de vida, lo que incide en la capacidad de asumir situaciones fuera de la zona de confort.

  • Cambios en la forma de ver el mundo

Todo cambio genera transformación de una u otra manera e impacta de formas diversas. Todo viaje, aun dentro de los propios territorios, permite conocer otras realidades siempre y cuando se tenga la capacidad de asimilar experiencias que suman a la construcción de cada individuo. Todo depende de la apertura mental, emocional y psicológica para aceptar los retos que se van a vivir. No es lo mismo lo que se supone que se vivirá según la imaginación o lo que comentan otros, que muchas veces es producto de las negaciones o necesidades de no contar realidades, las cuales se falsean para no dejar conocer los dramas que se pueden estar viviendo. Las imágenes de lugares lejanos vistos en los medios de comunicación o redes sociales no son un buen indicador porque no reflejan las realidades ni la cotidianidad de la vivencia in situ que es muy diferente y cambia de territorio a territorio aun en países de los mismos continentes y con mayor impacto en los cambios transoceánicos.

Al migrar se debe ir con la mente abierta a costumbres, comidas, lenguajes, modismos, relacionamientos que a veces pueden ser fuertes según las propias creencias o formas de vida.

“El destino al que decidas emigrar, sin duda, te sorprenderá. Conocerás otras culturas y entrarás en detalles. Por ejemplo, en España los domingos, salvo en sitios turísticos como Madrid o Barcelona, los comercios suelen estar cerrados. O en Australia la comida típica incluye carne de canguro. Es decir, datos que solo se experimentan cuando resides en el extranjero por una larga temporada. Así que, cosas a las que nos prestabas atención en tu país, ahora son focos importantes que atender, sobre todo, si ponen mucho en juego”

  • Cambios sociolingüísticos

Vivir en el extranjero implica hacer cambios de idioma de acuerdo con el nuevo sitio al que se plantee la mudanza y esto es válido aun para países que supuestamente manejan el mismo idioma; hay que tener en cuenta que los vocablos cambian y tienen otros significados según tradiciones, costumbre o influencias que inciden en las identidades. Se debe tener en cuenta que, aunque se hable español u otro idioma de manera nativa el mismo cambia según los contextos y así mismo los entendimientos sufren modificaciones que inciden en el modo de cada lugar.

  • Desafíos laborales

Vivir en el extranjero y buscar trabajo no es nada fácil, pero todo depende de la fortalezca con la que se cuente para asumirlo. Se debe tener en cuenta que se entra a competir en la oferta laboral con los ciudadanos del país al que se haya migrado, lo que a su vez causa, muchas veces, resquemores, discriminación y rechazo por parte de los locales, incidiendo en la inclusión. Sin embargo, siempre es importante considerar que todo es posible cuando se cuenta con información, documentación y energía suficiente para enfrentar la vida. Por ello, vivir y trabajar en otro país es posible.

Un buen paso es indagar sobre oportunidades que sean verificadas y no pongan en riesgo la vida. “Por ejemplo, Australia y Canadá tienen muy buenos programas migratorios para trabajadores cualificados. Y son destinos donde no hay discriminación prácticamente, así que da igual tu físico, tu edad, tu género o tu religión. Si eres lo que los empleadores buscan, te abrirán las puertas.” (Moreno,2021).

Siempre es vital pensar en que la migración sea sana, segura, responsable y que brinde las mínimas condiciones de sostenibilidad para el individuo. Que el migrante sea “consciente de su propia realidad y con hegemonía para poder decidir sobre su futuro. La sustentabilidad requiere poner al ser humano en relación necesaria e intrínseca con el medio ambiente, con su entorno ecológico y social.” (Cortes, 2012)

Los cambios personales van de la mano con los sociales, económicos, culturales, espirituales e inciden en procesos culturales y afectación ambiental de una u otra manera. Y la movilización humana es un derecho al cual todo individuo debería tener derecho en condiciones de garantía y seguridad sin violentar sus Derechos Humanos, porque todos los seres humanos somos sociales por naturaleza, capaces de articular en circuitos de cooperación con otros y otras.

En conclusión: La migración aporta y es parte de un proceso cuando se asume desde una mirada consciente como: “… proceso sistémico que requiere de estrategias, acciones, inversiones y políticas en diversas áreas. El fenómeno de la migración puede ser sustentable si es capaz de generar en las personas estabilidad de vida y generar propuestas estratégicas en lo económico, derechos humanos y dignidad, inclusión social y respeto cultural-religioso estableciendo lazos interculturales y vínculos afectivos familiares y comunitarios” (Cortes, 2012)

Bibliografía

 

Moreno, I. (25 de 05 de 2021). Vivir en el extranjero | 7 secretos que necesitas saber. Obtenido de growpro: https://growproexperience.com/global/vivir-en-el-extranjero/

Cortés Bofill, M. (29 de 08 de 2012). Obtenido de plazapublica.com: https://www.plazapublica.com.gt/content/migraciones-sustentables-con-calidad-de-vida